L'informació present en el web no reemplaça si no que complementa la relació metge-pacient i en cas de dubte s’ha de consultar sempre amb el seu pediatra o metge de referència.

¿Son adecuados los andadores en los niños/as?

31-maig-2013

      Esta semana hemos vuelto a ver otro lactante que se ha caído por las escaleras al usar un andador, cosa que va siendo  habitual en nuestro entorno. A raíz de este nuevo accidente hemos querido revisar la utilidad de los andadores y compartirlo con  todos vosotros, esperamos que os sirva. 

Según la Real Academia de la Lengua el andador es un utensilio que sirve para enseñar a andar a los niños. Se usa desde la  antigüedad. Aparece en obras de arte de los siglos XIV y XV, como en “El libro de horas” de Catalina de Cleves, y el propio  Felipe IV fue retratado por Juan Pantoja de la Cruz en uno.

Su diseño se ha mantenido hasta nuestros días. Su estructura era de madera con un asiento, un aro superior y varias ruedas  en su base. Así, el niño, con los pies en el suelo, se podía mover.

En la actualidad es un asiento protegido con una barandilla y apoyado sobre patas con ruedas, que permite al bebé estar  sentado o caminar parcialmente sentado, sin el peligro de caerse.

Aunque el andador se sigue utilizando hoy en día, la conveniencia del mismo lleva mucho tiempo en entredicho.

Lo cierto es que no está demostrado si el uso de los andadores influyen en que los niños caminen antes o después. No es cierto que enseña a caminar;pero si se ha demostrado que aumenta los accidentes en casa, se mueven rápidamente y cuadriplican el riesgo de caída por una escalera, duplican el riesgo de fractura en el caso de una caída por una escalera y además adelantan la edad de dicha caída de los doce a los ocho meses, cualquier desnivel o impulso contra cualquier saliente, mueble o puerta puede llegar a volcarlo. También aumentan el riesgo de quemaduras y de intoxicaciones

El lactante para iniciar la marcha antes inicia el gateo, aprende a incorporarse con apoyo, se mira sus pies al iniciar sus primeros pasos, alcanza y manipula objetos a su alcance para experimentar, desarrollar sus cualidades táctiles, olfativas, visuales. Utiliza sus brazos para conseguir el equilibrio tan necesario para caminar.

Un niño en un andador no puede hacer nada de esto. No le permite ejercitar los músculos de las caderas ni de las piernas, no ve sus pies, no alcanza los objetos del suelo; el andador es un objeto que le priva de todas esas experiencias.  Los niños que usan andador inician la marcha autónoma más tarde, aunque este retraso se compensa o se iguala a los 15 meses.

Lo más sano es que el niño aprenda a desplazarse solito, sin un andador, primero arrastrándose y gateando y luego sujetándose de los muebles, para finalmente lanzarse a caminar. Si se respeta ese proceso, el bebé desarrolla buena musculatura, aprende a equilibrarse y además se le despierta la curiosidad por explorar el mundo que le rodea.

Lo más recomendado es  estimularle a gatear, ya que es una de las cosas más importantes para el desarrollo psicomotor del bebé; mientras más gatee mejor es su desarrollo psicomotor.

La AAP (Academia Americana de Pediatría) no aconseja su uso, proponen incluso eliminarlos, ya que no presentan ventaja alguna en el desarrollo del niño.Si el andador aumenta la probabilidad de los accidentes en lactantes, y además no favorecen su desarrollo psicomotor, no hay ningún argumento válido para seguir usándolos.

Más información en: 

 

Dra. Tatiana Valencia